domingo, 22 de agosto de 2010

Hepatitis B

video
Es la inflamación (irritación e hinchazón) del hígado debido al virus de la hepatitis B (VHB).
El virus de la hepatitis B se propaga a través de la sangre, el semen, los flujos vaginales y otros fluidos corporales. La infección se puede presentar si usted:
  • Recibe transfusiones de sangre
  • Tiene contacto con sangre en escenarios de atención médica
  • Ha tenido contacto directo con la sangre de una persona infectada al tocar una herida abierta o al recibir una punción con una aguja
  • Ha tenido relaciones sexuales sin precaución con una persona infectada
  • Le han hecho tatuajes o acupuntura con instrumentos contaminados
  • Ha compartido agujas al consumir drogas
  • Ha compartido elementos personales (como cepillo de dientes, máquinas de afeitar y cortauñas) con una persona infectada
El virus de la hepatitis B se le puede transmitir a un bebé durante el parto si la madre está infectada.
Otros factores de riesgo para la infección de hepatitis B abarcan:
  • Nacer o tener padres que nacieron en regiones con altas tasas de infección (incluyendo Asia, África y el Caribe)
  • Tener múltiples compañeros sexuales
  • Hombres homosexuales
  • Estar con hemodiálisis
  • Estar infectado con VIH
La hepatitis B puede ser aguda o crónica:
  • La hepatitis B aguda es el período de 3 a 6 meses después de resultar infectado.
  • La hepatitis B crónica es cuando el virus de la hepatitis B permanence en el cuerpo de una persona. Estas personas se consideran portadoras de hepatitis B, incluso si no tienen ningún síntoma
La mayor parte del daño del virus de la hepatitis B se debe a la respuesta del cuerpo a la infección. Cuando la respuesta inmunitaria del cuerpo detecta la infección, envía células especiales para combatirla. Sin embargo, estas células que combaten la enfermedad pueden llevar a la inflamación del hígado.

Síntomas

Los síntomas pueden no aparecer hasta 6 meses después de la infección. Los síntomas iniciales pueden abarcar:
  • Inapetencia
  • Fatiga
  • Fiebre baja
  • Dolores musculares y articulares
  • Náuseas y vómitos
  • Piel amarilla y orina turbia debido a la ictericiaictericia
Las personas con hepatitis crónica pueden ser asintomáticas, aunque se puede estar presentando daño gradual al hígado, y pueden tener algunos o todos los síntomas de la hepatitis aguda.

Pruebas y exámenes

Los siguientes exámenes se hacen para ayudar a diagnosticar la hepatitis B:
  • Antígeno de superficie de la hepatitis B (AgHBs): un resultado positivo significa que usted tiene la infección activa.
  • Anticuerpo contra el antígeno central del virus de la hepatitis B (Anti-AgHBc): un resultado positivo significa que usted tuvo una infección reciente o una infección en el pasado.
  • Anticuerpo contra el antígeno de superficie de la hepatitis B (Anti-AgHBs): un resultado positivo significa que usted o tuvo hepatitis B en el pasado o ha recibido una vacuna contra la hepatitis B.
  • Antígeno de superficie de la hepatitis E (AgHBe): un resultado positivo significa que usted es más contagioso.
Es posible que los pacientes con hepatitis crónica tengan que someterse a exámenes de sangre continuos.

Tratamiento

En el raro caso en que usted desarrolle insuficiencia hepática, necesitará un trasplante de hígado. El trasplante es la única cura en algunos casos de insuficiencia hepática.
Algunos pacientes con hepatitis crónica se pueden tratar con antivirales y un medicamento llamado peginterferón. La hepatitis B no se puede curar, pero estos medicamentos pueden ayudar a disminuir la infección. El transplante de hígado se utiliza para tratar la enfermedad hepática por hepatitis B crónica terminal.
Los pacientes con hepatitis crónica deben evitar el alcohol y consultar siempre con el médico o la enfermera antes de tomar cualquier medicamento o suplementos herbarios de venta libre. Esto abarca incluso medicamentos como paracetamol, ácido acetilsalicílico (aspirin) o ibuprofeno.
Ver: cirrosiscirrosis para obtener información acerca del tratamiento del daño hepático más severo causado por la hepatitis B.

Pronóstico

Algunas personas desarrollan hepatitis crónica.
  • La mayoría de los recién nacidos y alrededor del 50% de los niños que resultan infectados con hepatitis B desarrollan hepatitis crónica. Sólo unos pocos adultos infectados con VHB desarrollan dicha afección crónica.
  • La infección por hepatitis B crónica aumenta el riesgo de daño hepático, incluyendo cirrosis y cáncer del hígado.
  • Las personas que tienen hepatitis B crónica pueden transmitir la infección y se consideran portadoras de la enfermedad, incluso si no tienen ningún síntoma.
La hepatitis B es mortal en aproximadamente el 1% de los casos.

Posibles complicaciones

Otras complicaciones pueden abarcar:
  • Hepatitis fulminante, que puede llevar a insuficiencia hepática y posiblemente la muerte
  • Hepatitis crónica y persistente
  • CirrosisCirrosis

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:
  • Desarrolla síntomas de hepatitis B.
  • Los síntomas de la hepatitis B no desaparecen en 2 o 3 semanas o se presentan nuevos síntomas.
  • Usted pertenece a un grupo de alto riesgo para hepatitis B y todavía no ha recibido la vacuna contra el VHBvacuna contra el VHB.

Prevención

Las personas que están en alto riesgo, incluyendo los trabajadores de la salud y aquellos que conviven con alguien con hepatitis B, deben hacerse aplicar la vacuna contra la hepatitis Bvacuna contra la hepatitis B.
Los bebés nacidos de madres que en el momento tengan hepatitis B aguda o que hayan tenido la infección reciben vacunas especiales que incluyen la administración de inmunoglobulina contra la hepatitis B y vacunación contra la hepatitis B dentro de las 12 horas posteriores al nacimiento.
El tamizaje o cribado de toda la sangre donada ha reducido la probabilidad de contraer hepatitis B de una transfusión de sangre. La notificación obligatoria de esta enfermedad permite a los trabajadores de la salud del estado hacerles un seguimiento a las personas que han estado expuestas al virus. La vacuna se le aplica a aquellos que aún no han desarrollado la enfermedad.
La vacuna o la inyección de inmunoglobulina contra la hepatitis B (IGHB) pueden ayudar a prevenir la infección por hepatitis B si se administra dentro de las 24 horas posteriores a la exposición.
Medidas en el estilo de vida para prevenir la transmisión de la hepatitis B:
  • Evite el contacto sexual con una persona que padezca hepatitis B crónica o aguda.
  • Use condón y practique relaciones sexuales con precaución.
  • Evite compartir elementos personales, como máquinas de afeitar o cepillos de dientes.
  • No comparta agujas para inyectarse drogas ni otra parafernalia para el consumo de éstas (como pajillas para inhalar drogas).
  • Limpie los regueros o derrames de sangre con una solución que contenga 1 parte de blanqueador de uso doméstico por 10 partes de agua.
Los virus de la hepatitis B (y hepatitis C) no se pueden propagar por contacto casual, como darse la mano, compartir utensilios para comer o vasos para beber, amamantar, besarse, abrazarse, toser o estornudar.

Referencias

Dienstag JL. Hepatitis B virus infection. N Engl J Med. 2008;359:1486-1500.

NEUMONIA

sábado, 21 de agosto de 2010

PANCREATITIS

PANCREATITIS



El páncreas es un órgano localizado detrás del estómago que produce químicos, llamados enzimas, al igual que las hormonas insulina y glucagón. La mayoría de las veces, las enzimas están únicamente activas después de que llegan al intestino delgado, donde se necesitan para digerir los alimentos.

Cuando estas enzimas se vuelven de algún modo activas dentro del páncreas, se comen (y digieren) el tejido pancreático. Esto causa hinchazón, sangrado (hemorragia) y daño al páncreas y sus vasos sanguíneos.

La pancreatitis aguda afecta más frecuentemente a hombres que a mujeres. Ciertas enfermedades, cirugías y hábitos hacen que uno tenga mayor probabilidad de desarrollar esta afección.

La afección es ocasionada casi siempre por alcoholismo y consumo excesivo de alcohol (70% de los casos en los Estados Unidos). La genética puede ser un factor en algunos casos. Sin embargo, algunas veces, la causa se desconoce.

Otras afecciones que han sido ligadas a la pancreatitis son:

• Problemas autoinmunitarios (cuando el sistema inmunitario ataca al cuerpo)

• Obstrucción del conducto pancreático o del conducto colédoco, los conductos que drenan las enzimas del páncreas

• Daño a los conductos del páncreas durante una cirugía

• Altos niveles de grasa llamada triglicéridos en la sangre (hipertrigliceridemia)

• Lesión al páncreas a raíz de un accidente

Otras causas abarcan:


• Complicaciones de fibrosis quística

• Síndrome urémico hemolítico

• Hiperparatiroidismo

• Enfermedad de Kawasaki

• Síndrome de Reye

• Uso de ciertos medicamentos (especialmente estrógenos, corticoesteroides, diuréticos tiazídicos y azotioprina)

• Infecciones virales, incluyendo paperas, virus de Coxsackie B, neumonía por micoplasma y Campylobacter

Síntomas

El síntoma principal de la pancreatitis es un dolor abdominal que se siente el cuadrante superior derecho o medio del abdomen.

El dolor:

• Puede empeorar en cuestión de minutos después de comer o beber al principio, especialmente si los alimentos tienen un alto contenido de grasa

• Se vuelve constante o más intenso y dura varios días

• Puede empeorar al acostarse boca arriba

• Puede propagarse (irradiarse) a la espalda o por debajo del omóplato izquierdo

Las personas con pancreatitis aguda a menudo lucen enfermas y tienen fiebre, náuseas, vómitos y sudoración.

Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad abarcan:

• Heces color arcilla

• Llenura abdominal por gases

• Hipo

• Indigestión

• Leve coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia)

• Erupción o úlcera (lesión) cutánea

• Distensión abdominal

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico, el cual puede mostrar que usted tiene:

• Protuberancia (masa) o sensibilidad abdominal

• Fiebre

• Presión arterial baja

• Frecuencia cardíaca rápida

• Frecuencia respiratoria rápida

Se llevarán a cabo exámenes de laboratorio. Los exámenes que muestran secreción de enzimas pancreáticas abarcan:

• Nivel de amilasa en sangre elevado

• Nivel de lipasa sérica elevado

• Nivel de amilasa en orina elevado

Otros exámenes de sangre que pueden ayudar a diagnosticar la pancreatitis o sus complicaciones abarcan:

• Conteo sanguíneo completo (CSC)

• Grupo de pruebas metabólicas completas

Los exámenes imagenológicos que pueden mostrar inflamación del páncreas abarcan:

• Tomografía computarizada del abdomen

• Resonancia magnética del abdomen

• Ecografía abdominal

Tratamiento

El tratamiento a menudo requiere hospitalización y puede implicar:

• Analgésicos

• Líquidos administrados por vía intravenosa (IV)

• Suspender el consumo alimentos o líquidos por vía oral para limitar la actividad del páncreas

Ocasionalmente, se introducirá una sonda a través de la nariz o la boca para extraer los contenidos del estómago (succión nasogástrica). Esto se puede hacer si el vómito o el dolor fuerte no mejoran, o si se presenta un intestino paralizado (íleo paralítico). La sonda permanecerá puesta durante 1 ó 2 días hasta 1 a 2 semanas.

El tratamiento de la afección que causó el problema puede prevenir ataques recurrentes.

En algunos casos, se necesita terapia para:

• Drenar el líquido que se ha acumulado en el páncreas o a su alrededor

• Extirpar cálculos biliares

• Aliviar obstrucciones del conducto pancreático

En la mayoría de los casos graves, es necesaria la cirugía para extirpar el tejido pancreático muerto o infectado.

Evite el tabaco, las bebidas alcohólicas y los alimentos grasosos después de que el ataque haya mejorado.

Pronóstico

Aunque la mayoría de los casos desaparecen en una semana, algunos se convierten en una enfermedad potencialmente mortal.

La tasa de mortalidad es alta con:

• Pancreatitis hemorrágica

• Alteración hepática, cardíaca o renal

• Pancreatitis necrosante

La pancreatitis puede reaparecer. La probabilidad de que retorne depende de la causa y de la efectividad con que se pueda tratar.

Posibles complicaciones

• Insuficiencia renal aguda

• Síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)

• Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)

• Quistes o abscesos en el páncreas

• Insuficiencia cardíaca

• Presión arterial baja

Los episodios repetitivos de pancreatitis aguda pueden llevar a pancreatitis crónica.

Prevención

Usted puede reducir el riesgo de episodios nuevos o repetitivos de pancreatitis tomando medidas para prevenir las afecciones médicas que puedan llevar a la enfermedad:

• Evite el uso de ácido acetilsalicílico al tratar una fiebre en los niños, especialmente si pueden tener una enfermedad viral, con el fin de reducir el riesgo de síndrome de Reye.

• No consuma alcohol en exceso.

• Asegúrese de que los niños reciban las vacunas que los protejan contra las paperas y otras enfermedades de la infancia (ver información general sobre vacunas).

Referencias

Banks PA, Freeman ML; Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology. Practice guidelines in acute pancreatitis. Am J Gastroenterol. 2006;101:2379-2400.

Frossard JL, Steer ML, Pastor CM. Acute pancreatitis. Lancet. 2008;371:143-152.

Owyang C. Pancreatitis. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier;2007:chap 147.